CAT | ESP
how can I
healthyou?



Dime qué comes y te diré qué microbiota tienes


El cuerpo humano es un ecosistema. En el intestino grueso de los hombres y de las mujeres residen millones de microorganismos (llamados microbiota) que, recientemente, hemos aprendido que no están de simples observadores sino que participan de forma activa y esencial en múltiples procesos metabólicos.

"Not all the microbiota are created equal" y  hay que participan en procesos metabólicos que deterioran la mucosa intestinal y predisponen a desarrollar enfermedades inflamatorias y cáncer. Por otro lado hay microbiota que el producto de su metabolismo es protector de las agresiones de la mucosa intestinal y por tanto prevendría el desarrollo de cáncer.

Pues bien, en este punto debemos saber que el predominio de una microbiota o de otra está íntimamente en relación con la dieta ingerida.

Para comprobar los efectos de la dieta en la salud intestinal, el científico Stephen J.D. O'Keefe cogió un grupo de Afroamericanos que consumían una dieta alta en grasas y baja en fibra y los comparó con un grupo de Africanos de entorno rural que consumían una dieta baja en grasa y alta en fibra. La gracia es sin embargo, que no comparó los efectos de sus dietas respectivas, sino que comparó los efectos una vez intercambiada la dieta durante 2 semanas. De esta manera los Afroamericanos consumieron la dieta baja en grasa y alta en fibra, mientras que los Africanos de entorno rural consumieron una dieta alta en grasa y baja en fibra. Dos semanas, sólo dos semanas fueron suficientes para ver cambios en las mucosas intestinales en las biopsias de intestino realizadas, evidenciando cambios en positivo y efectos protectores en el intestino de los Afroamericanos y, por el contrario, deterioro en el de los Africanos de entorno rural.

Estos cambios traducen una disbiosis o alteración en la composición de la microbiota intestinal que se relaciona con los efectos deletéreos antes descritos.

La pregunta, pues, es clara. Si en sólo dos semanas un individuo tiene capacidad de modificar la salud de su mucosa intestinal con las implicaciones que esto tiene, qué se puede conseguir con la adherencia a una dieta baja en grasas y alta en fibra de forma mantenida?


Dr. Iñaki Marina

Director Médico de Healthcor

 

Bibliografía:

Stephen J.D. O'Keefe et al. NATURE COMMUNICATIONS | 6: 6342 | DOI: 10.1038 / ncomms7342