CAT | ESP
how can I
healthyou?



El ABC de los factores de riesgo cardiovascular. Episodio 2: AZUCAR O DIABETES MELLITUS


La glucosa es un azúcar esencial y el organismo lo utiliza para extraer energía. Cuando hablamos de tener azúcar, ser diabético o tener diabetes mellitus, en realidad estamos hablando de personas que tienen elevados los niveles de glucosa en la sangre o glucemia elevada.

AZÚCAR = GLUCOSA

GLUCOSA EN SANGRE= GLUCEMIA

DIABETES MELLITUS = HIPERGLUCÈMIA

¿Cuáles son los límites?

Varían en función de si nos encontramos en ayunas o no y se pueden medir en sangre mediante

una extracción con muestra capilar.

NORMOglucemia: 70-110mg / dl

Hiperglucemia:> 110mg / dl

Hipoglucemia: <70mg / dl

Diabetes mellitus:> 125mg / dl


Prediabetes. ¿Qué es y cómo gestionarla?

Si una persona presenta una glucemia entre 110-125mg / dl, ésta se considera una Glucemia Alterada en Ayuno que repetida en el tiempo se podría corresponder a una Diabetes mellitus futura. Es por este motivo que hay sociedades científicas que lo consideran una prediabetes, ya que no podemos decir que los individuos cumplan criterios para ser diagnosticados de diabetes, pero tampoco tienen glucemias normales. La prediabetes debería entenderse como una oportunidad, un toque de atención para corregir hábitos con el objetivo de normalizar la situación y así evitar la progresión hacia la diabetes.


Yo soy DIABÉTICO. ¿Cómo sé si estoy bien controlado?

El control se realiza mediante glicemias capilares puntuales o bien periódicamente con Hemoglobina Glicosilada.


  • Glicemia capilar: Es un "fotograma". Nos dice cómo está la glucemia en un momento determinado. En Ayunas: 90-130mg / dl y luego comidas: <180mg / dl.
  • HbA1: Sería "la película entera" de los últimos 2 meses. Idealmente <7%

 


¿Qué entendemos por azúcar y tipos de azúcar?

Se trata de una sustancia derivada de la caña dulce, de la remolacha o de otros vegetales y que se presenta en estado cristalino. Químicamente, pertenece al grupo de los Hidratos de Carbono.

Lo que convencionalmente conocemos como azúcar, es en realidad un disacárido (que quiere decir una combinación de dos moléculas) llamado Sacarosa. Fructosa & Glucosa son sus integrantes.

La fructosa es otro monosacárido simple que está presente de forma natural en las frutas.

No obstante hay azúcares complejos como el almidón presente en la pasta, por ejemplo, y  que se trata de un polisacárido (que significa combinación de varios monosacáridos) de glucosa en este caso.



Azúcares o Hidratos de Carbono. ¿Simples VS Complejos?

La diferencia se encuentra en la absorción. Mientras que los azúcares son estructuras simples y se absorben fácilmente, los complejos primero deberán romperse (mediante la digestión) para poderse absorber.

Podemos entender esta diferencia comparando el comportamiento del Índice glicémico* de los alimentos formados por azúcares simples respecto a los azúcares complejos.



* Se trata de la capacidad de un alimento para elevar la glucosa en sangre después de ingerirlo. Por ejemplo un bebida de cola con sólo beberla tendremos un pico glicémico inmediato (curva roja en la gráfica) comparado con una plato de pasta que tendrá una subida progresiva (curva azul en la gráfica). Los alimentos con alto índice glicémico se relacionan con la aparición de diabetes o con un mal control en caso de ya estar presente la enfermedad y por lo tanto se deben consumir con medida.


Pero ... ¿Cómo se TRATA la diabetes?

Afortunadamente existen varias posibilidades de tratamiento de la Diabetes Mellitus:

Primero: Medidas Higiénico-Dietéticas.

Son las más importantes ya que por un lado en individuos sin diabetes o prediabéticos evitarán la progresión hacia la enfermedad, y en los que ya hayan sido diagnosticados los ayudará a estar bien controlados y alcanzar los objetivos terapéuticos.

Segundo: Antidiabéticos Orales y subcutáneos

Son fármacos que actúan a diferentes niveles. Las sulfonilureas por ejemplo estimulan la secreción de insulina en el páncreas, mientras que las Biguanidas (la metformina es el máximo exponente) reducen la producción de glucosa a nivel hepático y mejoran la captación de esta a nivel periférico como las Tiazolidinedionas (Pioglitazona) que favorecen la sensibilidad a la insulina por parte de las células.

En los últimos años se han añadido tres nuevos grupos de fármacos en esta estrategia:

Los inhibidores de la DPP4 que también se administran  por vía oral y que no actúan directamente sobre hígado o páncreas, sino que actúan inhibiendo la degradación de unas proteínas que ayudan a la secreción de insulina por parte del páncreas.

Los glucosúrics o inhibidores de SGLT2 también son comprimidos que se administran por vía oral y estos actúan íntegramente a nivel del riñón excretando la glucosa y así de este modo disminuyendo los niveles de ésta en sangre.

El otro grupo son los análogos de la GLP1 que son fármacos que estimulan de forma también indirecta la secreción de insulina por parte del páncreas. Estos fármacos tienen como característica que se administran subcutáneamente, o sea que hay que pinchar como la insulina, pero no con la misma frecuencia ni con los mismos riesgos de sufrir hipoglucemias.

Tercero: Un vez se considera que las herramientas anteriores ya no son suficientes para controlar los niveles de glucosa o bien existe alguna contraindicación para su administración es cuando se recurre a la insulina. Se trata de administrar de forma exógena (o sea desde fuera) la insulina que no se puede producir de forma endógena (o sea nuestro propio páncreas). En el caso de los Diabéticos de tipo I donde desde el inicio ya no hay reservas de insulina, estas personas son dependientes de ésta desde el diagnóstico. La insulinoterapia requiere de un entrenamiento ya que se pueden presentar situaciones que hay que identificar para evitarlas o en caso de presentarse saber resolverlas como las hipoglucemias.