¡No todo el peso es grasa! Conoce tu composición corporal

¡No todo el peso es grasa! Conoce tu composición corporal

Para saber cuál es el peso de nuestro cuerpo, sólo tenemos que subir encima de una báscula y esta, mediante un mecanismo de resistencia, nos mostrará un número con unas unidades (gramos, kilograms, etc.). Esta herramienta nos sirve si pesamos hierro, oro o plata, pero cuando el objeto a pesar es el cuerpo humano, esta herramienta es sesgada. Por qué? Porque si pesamos joyas, a pesar de que unas son más grandes y otras más pequeñas, todas tienen la misma composición, mientras que en el cuerpo humano esto no es muy bien así.

Hay diferentes modelos para dividir la composición corporal en diferentes compartimentos. Hay modelos anatómicos que nos reducen a Oxígeno, Hidrógeno, Carbono, Sodio, Potasio, Calcio, Nitrógeno, Magnesio, Fósforo… Modelos moleculares que nos dividen en Agua, Grasa, Proteína y Minerales… y otros que nos clasifica a nivel celular y funcional como músculo, tejido adiposo, hueso, sangre y otras.

Esto hace que no sólo sea importante la CANTIDAD de peso, sino también la CALIDAD de este.

¿Y esto tiene implicaciones en el control de peso de las personas? ¡Evidentemente!

Un individuo con sobrepeso que consigue modificar sus hábitos y experimenta una pérdida ponderal de su peso, idealmente se tendría que valorar cómo se han modificado cada uno de los diferentes compartimentos que conforman la composición corporal de su cuerpo. Un ejemplo claro es aquel individuo que aparte de modificar el hábito alimentario, también rompe con el sedentarismo. Por un lado pierde grasa pero por el otro gana masa magra o masa libre de grasa. La masa magra es el peso conjunto de músculo, hueso y órganos internos y por lo tanto, a pesar de la pérdida de peso por la reducción de masa grasa, habría una ganancia de peso por aumento de masa muscular.

Muchas estrategias de control por pérdida de peso, se basan en el Índice de Masa Corporal o IMC, que consiste en dividir el peso (en kg) entre la altura al cuadrado (en metros). De este modo se obtiene una cifra que, a pesar de tener en cuenta la superficie del cuerpo, no tiene en cuenta su composición.

En este sentido hay profesionales, sobre todo en obesidad infantil, que ni siquiera utilizan la báscula y se limitan a monitoritzar parámetros como el cumplimiento de dieta, la actividad física y la calidad de vida.

La pérdida de peso está implícito en los cambios de estilo de vida cuando se parte de sobrepeso/obesidad. El secreto está en:

  • Cambiar
  • Convencer
  • Mantener

¡Salud!

Iñaki Marina

Director Médico de Healthcor



Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies