Salud y bilis!

Salud y bilis!

Popularmente, cuando escuchamos hablar de bilis , automáticamente se nos viene a la cabeza algo malo, producto de la maldad. Pues bien, la bilis es un componente muy importante para nuestro cuerpo. Tanto su composición como el trayecto por donde circula y su acción a nivel intestinal, son claves para una correcta salud presente y futura.

En cuanto a su composición, la bilis está formada eminentemente por agua, ácidos biliares, colesterol y bilirrubina.

La bilis se produce en el hígado, desde donde saldrá a través de los conductos biliares. Parte de esta bilis se almacenará en un reservorio (la vesícula biliar) y parte irá a parar al intestino delgado.

La función de la bilis es esencialmente la de ayudar en la digestión de grasas que ingerimos con la dieta.
Después de intervenir en la correcta digestión de grasas, parte de esta bilis se volverá a absorber y retornará al hígado para ser reutilizada y volver a iniciar el círculo.

Tengo piedras en la vesícula. ¿Qué quiere decir?

La bilis está formada por componentes orgánicos como el colesterol, sugestivos de sedimentar y formar estructuras sólidas que conocemos como litiasis (del latín lithos, que significa piedra). También la contracción de la vesícula y el flujo normal de la bilis, son críticos per evitar estancamientos que también predisponen a la organización/cristalización, formando las piedras.

A algunos les sonarán algunos términos médicos como Colangitis, Colecistitis o Pancreatitis de origen biliar. Todas estas patologías están relacionadas tanto con la composición como con el drenaje de las vías biliares, estando la composición en directa relación con la dieta.

A la vez, también sabemos que la actividad física es un elemento clave en la contracción vesicular y de esta manera, ayudar a la digestión y evitar la posibilidad de estancamiento de la bilis y el riesgo de formación de piedras.

Moralina…

Si tenemos en cuenta que nuestra dieta interviene en la composición de la bilis y que por otro lado, la actividad física interviene en su correcto flujo, ¡ya lo tenemos!

¿Qué podemos hacer para tener una bilis “amable y sana”?

Fácil, no tiene secreto, comer lo más saludablemente posible y realizar la mayor actividad física posible.

Salud





Tags:
,


Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies